Narciso Bassols

N_Bassols
Hablar de Narciso Bassols obliga a recordar lo que vivimos:
Los viejos problemas nacionales de ayer
son los grandes problemas nacionales de hoy,
fundamentalmente, el educativo y el laboral.

El distinguido Bassols, que nació el 22 de octubre de 1897 en Tenango del Valle, una pequeña población del Estado de México, como dijo Silva Herzog allá por 1964 cuando se homenajeo con la publicación de Narciso Bassols Obras, es un hombre de forja local y pensamiento universal.

Cuando se gradúa de abogado inmediatamente forma parte de la planta docente de la Escuela Nacional de Jurisprudencia y destaca inmediatamente, también, tanto como en la abogacía. Sin embargo, como parte de la generación que se sabe hombre de su tiempo y de su sociedad para el bien de todos, impetuoso y consciente del urgente cambio busca la acción para cumplir la transición, promesa de la Revolución.

En sus múltiples facetas se le puede leer como el polemista de los problemas sociales, el gran orador por el profundo sentido social de lo que plantea, el gran analista del sistema jurídico, el enérgico diplomático que protesta ante el desigual trato de los poderosos contra los pobres o el hombre público que alertó y propuso la solución a los grandes problemas nacionales.

En el ámbito educativo, donde hoy quiero detenerme un poco, fue un hombre que vio en la docencia el lugar que hace girar la mira de quien se educa a un futuro provisorio cuando se prepara y forma a conciencia, y logra desde el ejercicio profesional atender y entender los procesos sociales y sus actores.

También, consideraba a la escuela como un espacio para despertar la conciencia popular y favorecer la movilización de las comunidades en favor de reformas estructurales. La Revolución seguía en pie y era desde el eje rector del Estado que debían darse los cambios. Estos cambios, por medio de la educación de los campesinos y de los obreros, ambos debían participar al ser incorporados al proyecto nacional de corte modernizador.

Como secretario de Educación, 1931-1933, Narciso Bassols, puso en marcha sus ideas e introdujo en los programas educativos nociones provenientes de la biología social y de la eugenesia, que destacaban la necesidad de incrementar las energías humanas mediante acciones encaminadas a mejorar la salud espiritual y física de los mexicanos. Este proyecto agregó, a los contenidos de la escuela de la acción, el principio de trabajo social, que enfatizaba la necesidad de promover campañas de higiene, inoculación y combate al alcoholismo, así como la de celebrar competencias deportivas y eventos culturales de tipo secular.

Con la capacitación del campesino y el obrero esperaba aumentar la productividad en el trabajo, simultáneamente, buscaba emprender reformas para el beneficio de las mayorías y la defensa de los intereses nacionales.

¿Quién no ve en esto las políticas educativas implementadas durante el sexenio cardenista? ¿Quién no ve en este proyecto la génesis de las normales rurales que buscaron transformar por medio de la educación la realidad social de los campesinos?

Bassols en medio de la crisis mundial, padecida a fines de los 20 y durante los 30 del siglo veinte, incitó a diversos sectores de la población a buscar modelos alternativos de progreso social y adecuarlos a la realidad mexicana. Esta búsqueda transformó la vida de miles de personas a lo largo del siglo XX y que hoy día siguen teniendo en esas reminiscencias, las normales rurales, su única alternativa de cambio social.

Este modelo educativo va a formalizarse con el nombre de educación socialista; pero, sus detractores la pusieron en tela de juicio: cuestionaron la legitimidad de los principios que la orientaron. Una clase política altamente conservadora, un clero acallado pero beligerante por medio de la Asociación Nacional de Padres y una carente articulación del proyecto nacional de educación que lo conectara con las bases sociales echaron por tierra una alternativa de cambio social acorde a la realidad nacional.

Hoy como ayer México todo sigue padeciendo grandes problemas nacionales como la educación y hoy como ayer seguimos necesitando a prohombres como Narciso Bassols: fieles a sus ideales, enérgicos en su aplicación y nacionalistas de corazón.

¡Viva Narciso Bassols!

SAN MIGUEL BALDERAS

ImagenFoto: FB/San Miguel Balderas

La localidad de San Miguel Balderas se localiza en las faldas orientales del volcán Xinantécatl, al poniente de la cabecera municipal. Colinda con los pueblos de Santa Cruz Pueblo Nuevo, San Francisco Putla y con el municipio de Calimaya.

San Miguel Balderas se formó con los habitantes de la hacienda del Veladero, una de las más grandes extensiones territoriales de los hacendados porfirianos. Es el único pueblo que no tiene un nombre náhuatl, esto obedece a su formación reciente. La cercanía al volcán lo hace un pueblo con tierras de excelente calidad para la siembre de papas y habas, así como de otras hortalizas y maíz. Sus habitantes se dedican principalmente a las actividades agrícolas.

La fiesta patronal principal se realiza el 28 de septiembre en honor a San Miguel Arcángel. El colorido de feria acompañado del sonoro ambiente envuelven al propio y al visitante en su particular manera de festejar a su patrono: ocho días antes el famoso “paseo” organizado por los jóvenes y señoritas que se lucen con extraordinarias representaciones alegóricas de santos, pasajes bíblicos.

Visítanos en nuestra fiesta y en la primera oportunidad que te des. Llega por la carretera que da acceso a San Francisco Putla, Santa Cruz Pueblo Nuevo y San Miguel Balderas, 300 m antes de la autopista Tenango del Valle-Ixtapan de la Sal. En la cabecera municipal aborda un taxi colectivo casi en el centro.

Guillermo Ortiz Garduño

ImagenDr. Guillermo Ortiz Garduño (6 agosto 1924-12 febrero 2014)

 

Distinguido tenanguense que dio su mayor virtud: el amor a la medicina y su trabajo: la docencia en instituciones públicas estatales y nacionales.

Su labor profesional le llevó a adquirir experiencia en la docencia, a la que sumó el gusto por la escritura.

 

Realizó sus estudios en

  • Escuela Primaria “Benito Juárez” en Tenango del Valle y en la Escuela Primaria “Amado Nervo” en Toluca, México.

  • Preparatoria Integral en el Instituto Científico y Literario del Estado de México.

  • Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Cargos profesionales

  • Director de la Facultad de Medicina, UAEM 1963-1966 y 1966-1969

  • Rector de la UAEM 1969-1973

  • Presidente de la ANUIES 1971-1972

  • Director General del Colegio de Bachilleres 1973-1975.

 

Autor de

  • Pedagogía Comparada, SEP, México, 1976.

  • Poemario, UAEM, Toluca, 2001.

  • Teatro, UAEM, Toluca, 2002.

San Bartolomé Atlatlahuca

Imagen

Delegación de San Bartolomé Atlatlahuca. Municipio de Tenango del Valle, Estado de México. Fotografía: Federico García García, 24 nov 2007.

 

San Bartolomé Atlatlahuca se localiza al sur de la cabecera municipal. Colinda con los pueblos de San Pedro Zictepec, Santa María Jajalpa, San Pedro Tlanixco y la cabecera municipal.

Atlatlahuca tiene una trayectoria histórica rica por ser de las localidades de mayor antigüedad en el municipio. Sabemos que durante la época prehispánica nuestro pueblo fue un señorío, esto es, contó con forma de gobierno local autónomo encabezado por un tlatoque o gobernador. Fueron guerreros fieros y constantes en su valentía, tanto que competían con los señoríos de Teutenango, Tenancingo y Calimaya.

Durante el virreinato a Atlatlahuca se le otorgó la categoría de República de Indios, condición que sólo tuvo nuestro pueblo de todos los que integran el actual municipio, debido a que fue un señorío matlatzinca reconocido por los mexicas y, posteriormente, por los españoles. Sin embargo, en el siglo XVI San Bartolomé Atlatlahuca fue agregado a la Alcaldía Mayor de Malinalco y con ello se vio impedido de seguir teniendo autoridades propias, es decir, gobernador, alcalde, regidores y escribano.

No obstante, cada día el pueblo se fue cohesionando internamente y así fortaleció su identidad local: el orgullo de ser matlatzincas y haber tenido cabildo desde el inicio de la época colonial.

En la lucha de independencia sabemos que fueron muchos de los habitantes de nuestro pueblo que participaron en la defensa del cerro del Tetepetl y, después, en la toma de la ciudad de Toluca al mando de José María Oviedo; suceso que costó la vida a nuestros paisanos, pero le dio el glorioso nombre de heroica a la cabecera municipal.

Imagen Jardín del centro de San Bartolomé Atlatlahuca. Municipio de Tenango del Valle, Estado de México. Fotografía: Federico García García, 24 nov 2007.

Actualmente, nos distinguimos por honrar a San Bartolomé el 24 de agosto. En torno a el santo patrón de la localidad tenemos el orgullo de convidar un promedio de siete toneladas de harina convertida en pan de fiesta a alrededor de diez mil visitantes, y cada vez en aumento, que nos acompañan ocho días antes de la fiesta grande de San Bartolomé.

Además, otras de nuestras actividades económicas importantes la constituyen la elaboración de fuegos pirotécnicos y globos en todas las modalidades que podamos imaginar. Esperamos seguir contando con su visita.

La carretera de acceso es la Panamericana, a cinco minutos de Tenango de Arista rumbo a Tenancingo. Las camionetas colectivas salen de Abel C. Salazar esquina Hidalgo, en la cabecera municipal.

¡Premio mayor, premio mayor, 18 millones!

Así se escuchan a “los gritones”, niños que cantan el premio mayor en los sorteos de la Lotería Nacional. Casi nadie ha escapado al sueño de ganarse la lotería aunque sí muchos escapamos de la tentación de comprar un boleto al “billetero”. Larga historia de ilusión que nos viene de hace 242 años.

Así se escuchan a “los gritones”, niños que cantan el premio mayor en los sorteos de la Lotería Nacional. Larga historia de ilusión que nos viene de hace 242 años.

¡Premio mayor, premio mayor! Así se escuchan a “los gritones”, niños que cantan el premio mayor en los sorteos de la Lotería Nacional. Larga historia de ilusión que nos viene de hace 242 años.

Del siglo XVIII al siglo XXI ha funcionado la lotería en nuestro territorio. Nombrada Real Lotería General de la Nueva España tuvo su primer sorteo el 13 de mayo de 1771. Entre sus primeras obras tuvo la de la beneficencia pública: ayudar al Hospicio de los Pobres.

Durante la guerra de Independencia los realistas utilizaron los fondos de la Real Lotería para “la noble tarea” de financiar la lucha contra los insurgentes y obligaban a los empleados del gobierno, los soldados y al clero a comprarla.

Poco después se tuvo el buen tino de que el dinero que recaudaba la lotería sirviera en la adquisición de obra de arte y el pago de maestros en la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

A lo largo del convulso siglo XIX: inestabilidad política, crisis económica, luchas sociales inacabables, el dinero que recaudó la Lotería sirvió para paliar los enormes problemas nacionales: invasiones extranjeras, pobreza y hambre, asimismo la construcción del Ferrocarril México-Toluca.

En el siglo XX el dinero de la Lotería Nacional tuvo distintas suertes que buscaron apoyar en la beneficencia pública y el desarrollo social.

Entrado el siglo XXI su historia nada tiene que ver con lo que en años pasados supimos fue usado el dinero. Entre las reformas que ha tenido y los directores colocados a modo el manejo de sus recursos, sobre todo en los años recientes, ha sido blanco de agrios señalamientos y duras acusaciones de malversaciones. Con todo, la lotería, hoy Lotería Nacional, sobrevive y sigue construyendo sueños.

En Tenango del Valle debemos estar de plácemes porque el sistema de la Lotería Nacional cubre el territorio nacional y genera proyección en imagen que da cuenta, sorteo a sorteo, de algún sitio, monumento artístico o lugar para compartir.

En la tarea de difusión de los bienes culturales de la rica historia local la Zona Arqueológica de Teotenango fue la elegida para dar vista al boletaje del sorteo de la Lotería Nacional a celebrarse el 2 de julio de 2013. El premio mayor será de 18 millones en tres series, bajo el sorteo No. 3457. El “cachito” –vigésimo– tiene un valor de $25.00

Vive la magia de Tenango del Valle, Estado de México.

Vive la magia de Tenango del Valle, Estado de México.

En el billete, de lado izquierdo, se admira una fotografía de las plazas principales de la Zona Arqueológica de Teotenango: donde se ubican “las pirámides del Sol y la Luna” –como dice el arqueólogo Martín Antonio Mondragón que los tenanguenses llaman a estas pirámides. Al centro, el logo de la Lotería Nacional; abajo, la leyenda en dos líneas, “Cultura Matlatzinca”, seguida de “Tenango del Valle Edo. de México”.

La difusión de la Zona Arqueológica de Teotenango sigue una ruta definida: convertir a Tenango en “Pueblo con Encanto”. Tenango tiene como atributos, producto de su herencia histórica, leyendas, hechos históricos, gastronomía y fiestas tradicionales de vivos colores que enriquecen el paisaje turístico, convirtiéndose en una alternativa para los visitantes locales y globales; como parte de su naturaleza, los rincones de caídas de agua proveniente del volcán y su potencial desarrollo para el ecoturismo que lo pone a la altura de combinar historia y naturaleza, contemplación y activismo para cautivar en cualquier edad. El siguiente paso sería obtener la calificación de Tenango “Pueblo Mágico”.

En cualquiera de los casos: Tenango Pueblo con Encanto y Tenango Pueblo Mágico, el papel de todos los tenanguenses será vital. Los beneficios serán múltiples en el mediano y en el largo plazo; pero, en el inmediato, los compromisos nos obligan a dar cada día más de cada uno de nosotros.

Fuentes

Historia de la Lotería Nacional (2013). Obtenido de http://www.lotenal.gob.mx/es/historia


 

Ser tenanguense

Durante un desfile del día de la Independencia

Durante un desfile del día de la Independencia

Ser tenanguense

La denominación de origen es una tradición añeja para los productos de diversa índole. Para ubicar a las personas por su lugar de nacimiento y/o residencia se les denomina por su gentilicio: perteneciente o relativo a un pueblo.

Así a las personas que nacieron en territorio municipal y las que siendo mexicanas llevan avecindadas cinco años en el municipio se les denomina “tenanguenses”.

Formalmente, el Ayuntamiento (2013), de acuerdo con el Bando Municipal, reconoce a la población del municipio en personas originarias, vecinas, habitantes, extranjeras y visitantes o transeúntes.

Por “personas originarias” se entiende a aquellas nacidas en la demarcación tenanguense. Por personas “vecinas”, a aquellas con “residencia efectiva” de al menos seis meses en el municipio; asimismo, personas extranjeras que habiendo vivido por más de dos años cuenten con patrimonio en el municipio y hayan solicitado su registro en la Secretaría del Ayuntamiento.

En el caso de las personas de pueblos que integran al municipio de Tenango del Valle, además del gentilicio de su localidad son reconocidas por el uso y la costumbre de los motes, sobrenombres, otorgados por el resto de la población ya por una cualidad o condición, ya por ser herencia de sus mayores.

La diversidad y originalidad de los sobrenombres es francamente una riqueza cultural digna de ser registrada.

Ayuntamiento de Tenango del Valle (2013). Bando Municipal Tenango del Valle. Tenango del Valle.

Leyenda de “Nuestro Padre Jesús”

Imagen de bulto bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús.

Imagen de bulto bajo la advocación de Nuestro Padre Jesús.Fotografía: Nicéforo Molina Camacho.

LO PLATICABA MI ABUELA

por GRACIELA MORALES MARTÍNEZ

Ganadora de la convocatoria “¡Cuéntanos la historia!”

de TenangoQuerido con motivo de la fiesta de enero de 2012.

Hace mucho que no redactaba algo sobre el terruño, pero ahora que se trata de honrar a mi pueblo con algo tan bonito como nuestras tradiciones comparto uno de mis recuerdos.

De los gratos recuerdos de mi infancia (sólo hace apenas tres décadas), por ejemplo, recuerdo que pasaba mucho tiempo en casa de mi abuelita debido a que mis papás trabajaban. Algo que se me grabó profundamente fue que cada fiesta de enero íbamos a  ver a Nuestro Padre Jesús al Calvario, entonces mi abuela María Luisa Poblete García, que en paz descanse, se hincaba, yo también, y rezábamos un ratito, nos persignábamos y nos íbamos a guisar a su casa. A mí me parecía muy impactante la imagen ya que estaba llena de sangre y su carita muy triste.

En cierta ocasión, después de regresar de la Iglesia del Calvario, estábamos en la cocina guisando, le pregunté a mi abue cómo había llegado a Tenango la imagen de Nuestro Padre Jesús. Ella me contó que hace muchos, muchos años –según le contó su madre–, llegaron dos arrieros (personas que se dedicaban a la venta y traslado de mercancías del mercado) y le encargaron una caja al señor cura; él la guardó en un lugar en la sacristía esperando que al próximo día de plaza vinieran por ella –cosa que no sucedió– y así se pasó el cura esperando que pasaran por su cajita los arrieros, pero no llegaban y el padre se preocupó.

Tiempo después la caja empezó a oler a flores, situación que extrañó profundamente al cura. Él pensó que si eran cosas que se estaban echando a perder debería oler mal, no a flores. Entonces, decidió inspeccionar la caja ya que nadie la reclamaba; enfrente de otras  personas y el sacristán abrió la caja y encontraron la carita y las manos de Nuestro Padre Jesús. La gente consideró que lo correcto era mandar hacer su imagen completa y así lo acordaron. Al cabo de unos meses recibieron a Nuestro Padre Jesús: una imagen nueva con los brazos y cara que habían dejado los arrieros.

Pasó un tiempo y resultó que empezó a temblar con mucha frecuencia. Debido a ello las autoridades de aquel entonces informaron que el Nevado de Toluca iba a hacer explosión. Así que todos los tenanguenses tenían que salir del pueblo y ponerse a salvo dejando todas sus pertenencias. La gente asustada se reunió en El Calvario para escuchar misa y todos, al término de la misa, clamaban a la imagen: ¡Padre Jesús, Salva a tu pueblo! Se fueron a dormir con la esperanza de un milagro.

Después de esa noche angustiosa toda la gente quedó sorprendida, al siguiente día dejó de temblar y el cielo se veía limpio. El cura fue a abrir la iglesia y notó que había huellas de lodo en el piso y vio cómo la imagen, que era blanca, estaba manchada de los pies; llamó a todo el pueblo a misa y explicó que le pidieron a la imagen con tanto fervor que esa noche Nuestro Padre Jesús había subido al Nevado y lo había apagado, evitando así una desgracia para toda la comunidad.

Desde ese año, cada 15 de enero, se honra a la imagen de Nuestro Padre Jesús, que salvó a su pueblo. Por eso se le venera con la oración: ¡Padre Jesús, Salva a tu pueblo! Por eso, cada 15 de enero se reúne todo el pueblo agradecido a festejar a su santo patrono; mientras que afuera, en el atrio, se presenta la danza principal, la Danza de los Arrieros, pues ellos fueron quienes trajeron la imagen.

Ahora cada enero llevo a mis hijos o sobrinos a la fiesta y, así como lo hacía mi abuelita, les platico esta linda historia que se transmite de generación en generación, para que sepan por qué está inscrita la frase a la entrada del Calvario y por qué nuestra imagen se ve así de los pies y su carita.

Agradezco a mi abuelita por todas sus enseñanzas, principalmente por compartirme leyendas que nos dan identidad como tenanguenses.